Arriba a Cuba la Goleta Amistad

22 03 2010

Jorge Rivas Rodríguez            

“Agradezco en nombre de mi país y de la cultura cubana este gesto de hermandad y confraternidad entre los pueblos de Cuba  y Estados Unidos”, dijo ayer el doctor Miguel Barnet, presidente del Comité Cubano de La Ruta del Esclavo y de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC),  durante una conferencia de prensa con motivo del arribo a costas cubanas de la réplica del emblemático buque Amistad, símbolo de la abolición de la esclavitud en América.

Barnet, también integrante del Comité Científico Internacional de la Ruta del Esclavo —proyecto de la UNESCO creado en 1994  en Benin, uno de los mayores centros de embarques de esclavos, en el Golfo de Guinea—, agradeció la presencia en Cuba del Capitán emérito, William Pinkney, y del historiador, e ingeniero armero de la reproducción casi exacta de la vista exterior de la histórica embarcación, Quentin Snediker, “quienes elaboraron y ejecutan esta noble idea”.

Subrayó que este acontecimiento, al cual calificó como un “abrazo entre los pueblos de Cuba  y Estados Unidos”  también tiene especial significación para las Naciones Unidas y la UNESCO, porque forma parte del programa de la Ruta del esclavo, el cual tiene como fin rescatar la riqueza intangible de nuestro patrimonio, particularmente las tradiciones culturales africanas que se asentaron en nuestro país con la llegada de la esclavitud.

El prestigioso intelectual cubano enfatizó asimismo que la llegada del Amistad al Puerto de La Habana —primeramente anclará en la Bahía de Matanzas, mañana  22—,  el 25 de marzo, coincide con la celebración del Día Internacional de la Abolición del Comercio Trasatlántico de Esclavos, fecha especialmente concebida con el fin de reconocer y alertar al mundo moderno de los perdurables efectos de la esclavitud.

El escritor, ensayista, crítico y poeta dijo que este encuentro con el Capitán y el constructor de la réplica del Amistad se produce en coincidencia con otra significativa fecha: la celebración, este 21 de marzo, del Día Mundial de la Poesía, establecido desde el año 2001 por la UNESCO, cuando se produce el equinoccio de primavera. “Yo veo esto como un acontecimiento poético, como una elegía a aquellos hombres y mujeres que dejaron sus vidas en alta mar y también a aquellos que la ofrendaron en beneficio del fortalecimiento de la economía y la cultura cubanas”, dijo.

William Pinkney —primer hombre negro que circunnavegó solo alrededor del mundo en un velero—  enfatizó que “esta visita del Amistad a Cuba constituye un hecho muy importante en el periplo de la nave” y se refirió a los acontecimientos que la hicieron tristemente célebre. El recorrido por el Caribe comenzó en febrero pasado, desde Virginia, Estados Unidos, y ya ha sido recibido en Bermuda y República Dominicana —desde donde llegará a Matanzas—. “Este barco puede ser una plataforma para recordar a nuestros antepasados y denunciar la desigualdad. Recordar la hazaña de estos valientes cautivos que lucharon por sus derechos, que nacieron para ser libres y que pelearon por ser libres”, destacó.

Snediker, expresó que para él constituye un honor estar “involucrado en este proyecto. Desde hace 20 años teníamos la ilusión de que el buque Amistad vendría a La Habana, porque es un símbolo cultural e histórico, un sueño hecho realidad”.

Explicó que la goleta, de 140 pies y dos mástiles, fue reproducida gracias la organización educativa sin fines de lucro Amistad América Inc., la cual tiene entre sus objetivos promover el diálogo entre diversas razas y culturas alrededor del mundo. Desde afuera nadie puede dudar que se trata del Amistad de 1839, aunque por dentro se trata de una embarcación completamente moderna.

Después de varios años de estudio acerca de su origen, se determinó que esta nave, protagonista de los sucesos de 1839,  fue construids en Cuba, probablemente en La Habana, Matanzas o Nipe.

La triste historia del velero Amistad

Según cuenta Pinkney, en 1839, un grupo de 53 africanos fueron raptados de sus tribus y vendidos al comercio de esclavos transatlántico, amarrados a bordo de un buque portugués. Fueron llevados a La Habana. En la entonces finca de recreo del Gobernador de la Isla, la Quinta de los Milinos fueron comprados por  los españoles José Ruiz y Pedro Montez, quienes los trasladarían a Camagüey para ser dedicados a la producción de azúcar, viaje que realizarían camuflajeados con productos alimentarios, como arroz y maíz, en  una goleta de carga.

Víctima del dolor y la desolación, uno de esos jóvenes esclavos decidió luchar por la libertad y con un clavo suelto que había sacado en la cubierta, rompió sus cadenas y las de sus desventurados compañeros. Tomó los cuchillos que encontró en la bodega, se unió a la muchedumbre enardecida y entre todos asesinaron al capitán y al cocinero, hirieron a Pedro Montez y alteraron la trayectoria de la nave hacia el Noroeste.

El líder de esta épica hazaña fue Senge Pieh, conocido en la historia estadounidense como Joseph Cinque. Semanas después de zigzaguear en alta mar, la embarcación tocó puerto al Este de Long Island con el objetivo de comprar alimentos y negociar con los marinos locales para que le llevaran de vuelta a su amada África. La noticia corrió como pólvora, ya que los acontecimientos en torno al buque Amistad fueron ampliamente reseñados por los periódicos de la época.

Y no tardaron en aparecer la Marina y el Servicio de Aduanas de los Estados Unidos, los cuales  emitieron órdenes de capturar el barco. El comandante Thomas R. Gedney se apoderó de él y lo llevó a New London, Connecticut, donde el juez Andrew Judson, de inclinaciones esclavistas, examinó los documentos del navío y escuchó el testimonio de José Ruiz, español dueño de una plantación de caña de azúcar, quien había comprado a 49 de los 53 esclavos que viajaban en la Goleta Amistad. El magistrado ordenó que a Sengbe y sus compañeros se los juzgara por asesinato y piratería, enviándoles a la cárcel del condado de New Heaven.

El prestigioso director norteamericano de cine Steve Spielberg, realizó en 1997 la película Amistad, basada en estos  acontecimientos, la cual será exhibida como parte del programa de la visita.

Después de ocho meses de navegación, de La Habana, el velero Amistad, viajará a Nueva York, Estados Unidos. Su tripulación está compuesta por 13 personas —una de Sierra Leona y el resto norteamericanos— Estará anclado en el Puerto de La Habana hasta el 31 de marzo, y sus visitas serán por invitaciones, fundamentalmente dirigidas a los estudiantes de las escuelas asociadas a la UNESCO.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: