SEGUNDA MUESTRA PERSONAL DE ISIS GONZÁLEZ

18 05 2010

La joven creadora Anisis González (Isis), inauguró su segunda muestra personal de repujado, ubicada en el Edificio Jerusalén, del Miramar Trade Center, la cual tuve el privilegio de dejar inaugurada con estas palabras que ahora comparto con los lectores de Espejo impaciente.

En sus repujados Isis establece un conjunto de discursos plásticos independientes

En sus repujados Isis establece un conjunto de discursos plásticos independientes

Buenas tardes:

Hijo de Obatalá y Yemú, por sus grandes méritos y hazañas Elegua fue distinguido por Olofi y los demás dioses del panteón yoruba  con el privilegio de ser el primero en comer y recibir los saludos, razón por la cual espero que todos los aquí presentes, por si acaso, hayan saludado ya al eminente guerrero encargado de cuidar qué o quienes entran a las casas. Porque este “barracón” que hoy recibe la segunda muestra personal de Isis González,  con sus místicas obras referidas al sincretismo entre la religión católica y la yoruba, es por estos instantes, hogar  que compartimos todos, hogar de reflexión y cultura, de entendimiento y amor, de historia y fundación.

Metalmorfosis II es la prolongación de la exitosa exposición inaugurada hace poco más de dos meses en la galería Carmen Montilla de la Oficina del Historiador de La Habana,  muestra con la cual Isis entró, como ya hemos dicho, por la puerta grande, en el variopinto lenguaje del arte contemporáneo de la Isla. Si bien en aquella ocasión la artista deslumbró  con sus creaciones a través de un discurso curatorial que convenció al espectador sobre sus apreciaciones iconográficas en torno a la fusión de dos culturas tan diferentes como ricas en sus estratos históricos, económicos y sociales, en Metalmorfosis II, su interés se centra básicamente en el aspecto espiritual  y ético de las religiones yoruba y católica, síntesis de nuestra cubanía y de nuestra idiosincrasia.

Cuando los amos esclavistas trataron de imponer el Catolicismo a los negros traídos cruelmente a esta Isla desde el África, tal como había dictado el mandato evangelizador desde el comienzo mismo de la colonización española en América, se inició el proceso de sincretismo y transculturación que aún continúa. Una vez en la iglesia, el Yoruba identificó el aspecto de las imágenes que se le obligaba a adorar con las deidades de su propio culto. Ante la imagen de Santa Bárbara, que viste una túnica roja y sostiene una espada; él reconocería a Changó, el guerrero que viste de rojo y como Zeus sostiene un hacha doble (oché), orisha que además tiene particular protagonismo en esta muestra de Isis, hija del insigne santo dueño del trueno y los tambores.

Así, consecuentemente, se funde casi todo el panteón Yoruba con la cristiandad en el sincretismo y la transculturación de lo africano y lo español dando forma al mestizaje criollo donde se basa la nacionalidad cubana.

En sus repujados, muchos de ellos devenidos esculto-pinturas, Isis establece un conjunto de discursos plásticos independientes, pero cuyos temas concordantemente aluden a los más disímiles sentimientos humanos. De su destreza en la manipulación del metal laminado, el espectador percibe disímiles efectos visuales a partir de la combinación de superficies redondeadas y planas. Paciente labor en la que la artista cuenta con el amoroso apoyo de su compañero Sergio, figura imprescindible en la formación de la creadora, quien a su vez le rinde homenaje de gratitud mediante esta exhibición concebida en la Inmobiliaria Monte Barreto, justamente en el lugar donde su esposo trabaja.

Esta idea se ajusta a la intención de Isis de establecer todo un juego de simbologías y referentes, el cual parte de la propia concepción de las piezas, las cuales suman 21; y, como saben los entendidos en la religión yoruba,  Elegua tiene 21 caminos y cada uno de estos se divide en otros 21 caminos, y así hasta el infinito. El uso insigne de los colores, el trabajo de añejamiento de algunas obras mediante las técnicas del pan de oro, y la elaboración del propio discurso plástico , están pensados desde disímiles referentes que favorecen la comunicación inmediata, tanto con los conocedores de este tema como con el público en general.

Disfrutemos, pues, de esta propuesta de Isis, en la cual encontraremos nuevos trabajos recreados en el fantasioso universo de la religión yoruba, muestra que asimismo permite acercarnos al surgimiento de una raza bendecida por los dioses católicos y africanos, una raza mestiza, única, emergida de la mezcla de la negra esclava con el blanco español, de donde también surgieron los  exquisitos matices —como el de la propia artista—  que hoy tipifican mucho más que la piel de los cubanos.

Kinkamaché, Olofi,

Kinkamaché, Obatalá

Kinkamaché, Shango

Aché para todos

Muchas gracias

Jorge Rivas, MTC, Edificio Jerusalén, mayo de 2010

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: