MURAL DE ARTISTA CUBANO CON CARAS DE VECINOS DE BADALONA

1 07 2010
Una de las obras murales realizadas por  Jorge Rodriguez

Una de las obras murales realizadas por Jorge Rodriguez

El artista cubano, radicado en España, Jorge Rodríguez-Gerada (Santa Clara, 1966), concluyó un mural de 400 metros cuadrados de superficie con la cara de Badalona (Barcelona), fruto de la fusión de 34 fotografías con 34 rostros, uno por cada barrio de la ciudad.

En un informe del ayuntamiento de Babalona, difundido a través de la Internet, se asegura que las 34 caras se escanearon en 3D y se fusionaron para conseguir esta cara única devenida símbolo de la  “identidad compuesta y colectiva” de la ciudad.

El mural fue realizado en la en la fachada de un edificio de viviendas ubicado en las calles de Cuba y Àgueda Mompel, en el barrio de Sant Crist, y se enmarca en el proyecto ‘Identitat'(s)’, cuyo fin constituye, además, mostrar el arte como medio de transformación social.

El extraordinario rostro fue dibujado a mano con carboncillo. “Esta obra habla de la identidad social común, que está en continuo cambio”, explicó Rodríguez-Gerada, quien asegura que por eso ha utilizado la forma de puzle de la fachada, para simbolizar que “la cara no está terminada porque siempre está mutando” y transmitir una “imagen más impactante”.

El resultado final es un rostro “andrógino” como consecuencia de la fusión de rostros masculinos y femeninos que muestra que “la cara de Badalona es guapa”.

Jorge Rodríguez Gerada es un cubano-neoyorkino, residente en Barcelona, que realiza este tipo de enormes retratos con carboncillo. Su idea es la siguiente, fotografía a personas del barrio y selecciona a una o dos de ellas. Es una forma de magnificar lo cotidiano, y que el dibujo sea efímero refuerza esta idea.

Este creador es también uno de los fundadores del movimiento Culture Jamming (Interferencia cultural) que tiene la siguiente definición: “Conjunto de prácticas, que tiene sus antecedentes en el situacionismo y el arte conceptual, pero que además tiende a prestar elementos de corrientes estéticas como el surrealismo y el Dadá, consiste en la parodia de los mensajes culturales dominantes alterando a su vez radicalmente su contenido, en una especie de deconstrucción de la cultura corporativa”.

 Dicho de otro modo, realizan intervenciones en la publicidad para descubrir los aspectos ocultos de la misma. Para volver la publicidad contra sí misma, en una forma de guerrilla de la comunicación o de terrorismo artístico que trata de interrumpir la señal entre las grandes corporaciones y el receptor.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: