ALBERTO PUJOL EXPONE EN LA FLORIDA SUS ENIGMÁTICOS PECIOS

5 08 2010

Por Jorge Rivas Rodríguez

Una exposición con algunas de las más recientes creaciones plásticas de Alberto Pujol (Albertico), fue inaugurada el viernes último en la ciudad norteamericana de Miami, bajo el título de Pecios, con la cual el prestigioso actor, compositor y músico cubano da continuidad a la muestra homónima realizada hace algunos meses en La Habana.

Logros, Alberto Pujol

Logros, Alberto Pujol

La muestra está integrada por una docena de piezas realizadas en óleo y acrílico, las cuales forman parte de la serie Hundirnos en el mar, de la cual presentó algunas de sus piezas en una exposición que tuvo como sede el Hotel Panorama, de La Habana, en el pasado mes de abril. En esta ocasión Pujol llevó a La Florida una selección que incluye algunas de las obras que conformaron esa exhibición y otras recientemente concebidas para esta ocasión.

Pecios (II) se presenta en Miami Shores, oportunidad que permite a los amantes y críticos del arte de esa región del sur de Estados Unidos, conocer la vehemente dedicación de esta popular figura de la televisión cubana, por hacer extensiva su afanosa vocación creativa hacia las artes visuales, en particular la plástica, cuyos agigantados pasos, en menos de seis meses —desde su primera muestra en la Casa Guayasamín, en La Habana Vieja—  revelan un tránsito profundo, cuidadosamente pensado desde la proyección iconográfica de cada uno de sus cuadros, en los que se deja ver una estética bien diferenciada dentro del variopinto panorama del arte contemporáneo.

Con la vivacidad de un infante que se ilustra mientras juega, Pujol atiende —y entiende— con extraordinario provecho, los disímiles y fundados criterios en torno a su aún incipiente producción iconográfica. Sin embargo, su ejercicio plástico sostiene la singularidad expresiva resultante de una absoluta libertad creadora en la que, ante todo, está la complacencia espiritual del pintor. Tal expresa el eminente crítico, doctor Rufo Caballero, en las palabras del catálogo de Pecios, “con envidiable claridad, Alberto tiene presente la certeza de que en el arte contemporáneo lo fundamental es la idea, la comunicación, y luego, la idoneidad de la morfología que se convoca para vehicularlas”.

He aquí, en estos lienzos, el perverso propósito de Alberto, quien desde el mismo título de esta exposición incita a pensar. Pecio significa mucho más que los restos de un artefacto o nave fabricado por el ser humano, hundido total o parcialmente en una masa de agua (mar, río, lago, embalse…), según las definiciones de los más prestigiosos diccionarios de la lengua española. Pero la UNESCO, desde hace algún tiempo,  ha establecido que el concepto de esta palabra derivada del latín posclásico,  incluye no sólo los restos de una embarcación y de su carga, sino también todos los restos históricos y culturales que se encuentren en su entorno.

Sobre esa premisa, el artista establece una serie de narraciones pictóricas con disímiles significados, pero en resumen vinculadas a la destrucción del hombre, de su cultura, de su civilización.

Más que un discurso anclado en la experiencia existencial del pintor, Pecios revela sin miedo lo indecible,  para hacernos ver que los problemas que agobian hoy  la estabilidad de este planeta son únicamente consecuencias de nuestros mismos actos. La civilización humana, por el camino que le hemos diseñado, inevitablemente se convertirá en un pecio. Esta es la verdad —ya de manifiesto— que lastrará  hasta el más exiguo de nuestros anhelos y esperanzas.

Con sorprendentes procedimientos técnicos —más propios de un experimentado académico que de un pintor autodidacto— Pujol nos introduce en los desesperantes temas de sus cuadros, en muchos de los cuales el color agudo, sobrio y difuso del azul sumergido y oxidado, puede crear en el espectador sensación de ahogo. En algunas obras, cuyos trazos y líneas entretejen un cuidadoso —y paradójicamente lírico— filigrana, el artífice convoca a transitar por una suerte de laberinto orgánico en el que cada forma es subsidiaria otra, y así sucesivamente. De tal modo, nuestra mirada viaja por todo el cuadro, con desasosiego y auténtica y sugerente libertad comunicativa, para finalmente detenerse en la evocación personal  del artista sobre una alarmante realidad que a todos nos causa pena, dolor y miedo.

Entre las penumbras, las variables sombras y las oscuridades del océano se vislumbran enigmáticos pasadizos, tumultuosos amasijos de hierros, concreto, metales, huesos carcomidos y deformes… leve imagen de una mística existencia que antes fue y ahora no es más que un frío contexto arqueológico subacuático. Tales insinuaciones del artista están dirigidas al centro de la turbada conciencia del hombre del Siglo XXI, más preocupado por el desmedido desarrollo tecnológico y cibernético que por su entorno a punto de desaparecer…   descubrimos, entonces, que todo lo que hemos alcanzado, desde el surgimiento del homo sapiens,  ni es cierto ni mejor, ni más transitable que la solidez de la oscuridad hacia la que aceleradamente avanzamos.

Sin embargo entre las alegorías y los simbolismos  de estas obras no hay sentido pesimista. Sin estridencias ni gritos, casi de forma fantasmagórica,  los cuadros contenidos en Pecios reclaman nuestra atención para sutilmente, una vez delante de ellos, introducirnos en la formulación del discurso pictórico a través del lenguaje de los tonos, las formas, las mancha, las derivaciones de color y las mezclas cromáticas, e intervenir nuestro ánimo, al que siempre le consuela una luz que da esperanzas, una aureola que puede venir desde el fondo del cuadro para dar aliento y fe en la comprensión y la inteligencia humanas.

No quiero, con estas palabras, torcer con exagerados elogios el imprescindible tránsito que aún espera por las laboriosas manos y la aguda inteligencia de Pujol. Sería absurdo situar su obra artística en la misma altura que su trayectoria actoral o como compositor, tampoco, ahora, calificarlo de avezado creador de la plástica.  Sin embargo, por ahí anda, y sería igualmente injusto no reconocer el sorprendente avance de este soñador que alumbra sus misterios, para encendernos el pensamiento sobre un futuro que puede ser tan incierto como espeluznante. Si actuamos ahora —reclaman sus cuadros—, seguramente la humanidad toda no será, dentro de un tiempo no lejano, uno de esos fríos yacimientos arqueológicos sumergidos en el mar conocidos como Pecios.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: