LA ARTISTA MEXICANA AMBRA POLIDORI EXPONE EN LA ISLA

28 08 2010

La reconocida artista mexicana del lente, Ambra Polidori, viajó a la vecina Isla para inaugurar el próximo 9 de septiembre en la Fototeca de Cuba, ubicada en La Habana Vieja, una muestra de sus más recientes creaciones bajo el título de Desacuerdos.

La exposición de la Polidori, nacida en México y de origen italiano, se suma a las grandes exhibiciones realizadas en la capital cubana, las cuales han tenido a la fotografía como su centro. Ahora esta artífice lleva allí, desde México, sus trabajos, desde video proyecciones hasta  instalaciones.

El Dr. Rafael Acosta, en las palabras del catálogo, expresa:  Digamos de inicio que Ambra Polidori no es en propiedad una fotógrafa, es una artista de la imagen y de la palabra en su sentido más amplio y diverso. Su concepción  de la imagen es vanguardista, posmoderna, clásica y revolucionaria, todo a un mismo tiempo. Ella se vale del poder de la imagen para despertar conciencias y sensibilidades, para estremecerlas. De igual forma utiliza el alto valor expresivo de los textos, el carácter punzante de la palabra para desplegar sus rotundos mensajes visuales.

Sus piezas, esencialmente intelectuales por sus contenidos y conceptos, son un grito contra las situaciones intolerables de violencia e injusticia social, en defensa de la infancia y de la mujer, contra los factores que provocan el hambre, e intentando constituirse en contrapeso ante la vulnerabilidad del ser humano frente al poder.

Ambra Polidori nació y creció en la Ciudad de México. Es hija de padres italianos. Es licenciada en Lengua y Literaturas Hispánicas por la Universidad Nacional Autónoma de México, investigadora y periodista cultural. Se desarrolla de manera autodidacta en el campo de las artes, creando video, fotografía, instalación y ambientación desde 1985. En 1988 se casó con el artista multidisciplinario Raymundo Sesma con quien vive en la actualidad.

Su obra fotográfica discursa estrictamente sobre dos instituciones de la percepción: el canon y el fragmento. Ambos arquetipos hablan de la mirada como un acto mutilador. El canon como estructura ideal del todo tangible, paradigma icónico dentro del repertorio de una cultura y el fragmento como ese ejercicio del intervalo que nos permite (re)presentar o (re)formular una construcción de sentido, a través de una forma de renuncia.

Las anteriores obras de Polidori, agrupadas en 1994 bajo el título de Fragmentum, lograban ironizar, con una pulcritud marmórea, sobre el oficio de constructor del fotógrafo: como cercenador de lo real y como profanador de lo eterno. 

Aquellos trabajos destacaban por su austeridad conceptual y a su vez por la suficiencia documental de las imágenes, tan mínimas como esteticistas; capaces de construir con esa “nada” que son los restos de la escultura clásica, metáforas breves sobre el drama de la temporalidad y de la preservación en el devenir de una herencia occidental obsesivamente trascendentalista.

Obras sin grandes retos visuales, se armaban a partir de un único y gran paradigma honorable de nuestra civilización: si el verdadero cuerpo es el cuerpo mutilado; entonces la verdadera presencia está en una visión mutilada y, de algún modo, en la práctica traidora de un tipo de ceguera. 

Después de su anterior discurso centrado en el tiempo (la preservación) y en la representación escultórica del cuerpo (lo canonizado); ahora Ambra se ha propuesto enunciar una poética personal sobre algunos principios morales y vitales que rigen nuestras obsesiones cotidianas.

Estas fotos recientes arman una nueva puesta en escena confrontando oposiciones culturales: sacro y profano, cuerpo y fantasma, masculino y femenino, materia y virtualidad… articuladas a partir del collage de dos imágenes dicotómicas o de planos de diferente naturaleza o material; que se engarzan por una renuncia común a todo referente preciso. 

El uso reiterado del contrapunto, siempre abierto a las más desbordadas asociaciones, nos induce a leer cada obra como secretas recreaciones simbólicas de un cuerpo moral y existencial que se parapeta tras la perfección de la imagen. Muchas de estas fotos funcionan como bellos íconos; otras como alegorías personales, íntimas, residuales de representaciones mentales concretas. 

Su obra se ha expuesto de manera individual en México, Estados Unidos, Francia, Italia y España. De manera colectiva ha participado en más de cien exposiciones. Su trabajo se encuentra en veintiún colecciones públicas y en numerosas colecciones privadas.

La exposición podrá ser visitada desde el 9 de septiembre hasta el 9 de octubre.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: