INAUGURAN EXPOSICIÓN CON OBRAS DE ROBERTO MATTA EN FESTIVAL CERVANTINO DE MÉXICO

16 10 2010

Por Redacción de ArtCuba.com

Roberto Matta

Roberto Matta

Una gran exposición integrada por 40 obras en papel realizadas por uno de los artistas más universales de Latinoamérica, el chileno Roberto Matta (1911-2002), considerado el último de los presentantes del surrealismo, fue inaugurada recientemente en el Museo Iconográfico del Quijote, en México. La muestra, titulada Visiones mágicas, fue curada por Miguel Ángel Muñoz, y forma parte del programa del 38 Festival Internacional Cervantino (FIC) , que se realiza en ese país centroamericano del 13 de octubre al 7 de noviembre. La exposición en homenaje a Matta reúne obras de colecciones públicas y privadas de México, como el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO) y el Museo de la Estampa; además se publicó el catálogo Roberto Matta, la arquitectura de la emoción, patrocinado por la Embajada de Chile en México. Roberto Sebastián Antonio Matta Echaurren, de ascendencia vasca, más conocido como Matta, fue un arquitecto, pintor, filósofo y poeta chileno, cuya importante aportación al arte fue haber sido puente entre varios movimientos significativos del arte occidental, como el surrealismo y el expresionismo abstracto de Estados Unidos. Según un informe del periódico El Universal, en la inauguración de la exposición, el Embajador de Chile en México, Germán Guerrero Pávez, destacó las virtudes de Matta, de quien dijo: ‘es chileno de nacimiento pero tenía un espíritu americanista; vivió muchos años en Europa, y al final de su vida decía que prefería que lo llamaran un hombre del mundo’. Indicó que ‘tanto su ventura como su personalidad son extraordinariamente distintitas, son muy especiales, él tenía un carácter muy especial y estamos en presencia sin duda, no sólo de un gran pintor, sino de un gran personaje’. Agregó que sería ambicioso y pretencioso decir en propiedad que Roberto Matta representa la plástica de Chile. ‘El hizo escuela en toda Latinoamérica, en Europa, es sin duda uno de los íconos de la plástica chilena, para nosotros es un honor participar como país invitado de honor en el festival más importante de América Latina, hoy no hay otro encuentro cultural tan importante en este momento’, subrayó. El curador Miguel Ángel Muñoz destacó que para él hay tres artistas fundamentales en Latinoamérica durante la segunda mitad del siglo XX: el cubano Wilfredo Lam, el mexicano Rufino Tamayo y el chileno Roberto Matta. ‘Porque han sido puentes entre Europa y América Latina, porque ellos retroalimentaron el arte prehispánico precolombino y lo mezclaron con el arte europeo de vanguardia que les tocó vivir’, dijo el curador. Finalmente, Guerrero Pávez destacó que Matta estuvo en contacto con los principales exponentes del Surrealismo en España: Salvador Dalí, André Bretón y Federico García Lorca. Matta nació en Santiago de Chile el día 11 de noviembre de 1911 (11.11.11), cifra que utilizaría con frecuencia en su carrera artística.3 Estudió en el Colegio de los Sagrados Corazones de Santiago, en ese entonces su vecino fue Nemesio Antúnez en esos años es también donde comienza a destacar con sus notas en dibujo y caligrafía. A inicios de la década de 1930 participó en algunas manifestaciones contra Carlos Ibáñez del Campo, igualmente realizó el servicio militar en el Regimiento Coraceros de Viña del Mar, reprimiendo las manifestaciones en las que antes había tomado parte, lo que le provocó un gran sentimiento anti-militar. Tomando conciencia de las diferencias sociales, a través de las distintas realidades de sus compañeros, se distanció de su familia. Cursó sus estudios universitarios en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Católica de Chile, complementando sus estudios con trabajos relacionados al arte, trabajó incluso en la Revista Topaze, en esa época pintó cuadros al óleo, casi todos extraviados, a excepción del dedicado a su “nana” Mercedes. Su elección por la arquitectura no fue casual, pues era la disciplina “tradicional” más cercana al arte. Se destacó por su creatividad en sus estudios universitarios, creando lazos con sus profesores, como Sergio Larraín García. En paralelo asistía a clases vespertinas de dibujo a mano alzada en la Escuela de Bellas Artes. Ahí fue alumno de Hernán Gazmuri, quien venía llegando de Europa. Mientras cursó sus estudios secundarios, intentó unir en sus proyectos sus estudios con el dibujo. Realizó planos arquitectónicos basados en desnudos femeninos. Según Nemesio Antúnez en los trabajos “presentaba la curva de la espalda en un plano donde proyectaba el living y el comedor, la cabeza era una terraza con vista al mar, los muslos encogidos eran dormitorios y los pies juntos eran los baños”. Estas ideas fueron bien acogidas por sus profesores, quienes lo calificaron como un alumno dotado de gran imaginación. Luego de titularse de arquitecto, partió a Europa. En el viejo continente conoció a artistas de la talla de Salvador Dalí, René Magritte, André Bretón y Le Corbusier. Precisamente fue Bretón quien estimuló al artista chileno, valorando su trabajo e introduciéndolo en el círculo de los principales miembros del movimiento surrealista de París. Matta produjo ilustraciones y artículos para el periódico surrealista Minotaure. Durante este período trabó amistad con prominentes artistas contemporáneos europeos como Picasso y Marcel Duchamp. Un momento decisivo para la carrera artística de Matta se produce en 1938 cuando pasa del dibujo a la pintura en óleo, por la cual es muy famoso. Este período coincide con su viaje y residencia hasta 1948 en los Estados Unidos. Sus primeras pinturas, entre las que destaca Invasión nocturna, dieron una indicación de la ruta artística tomada por el pintor. El uso de patrones difusos de luz y gruesas líneas encima de un fondo particular se transformaría en uno de sus sellos característicos. Durante las décadas siguientes de los 40 y 50 su pintura reflejaría el perturbador estado de la política internacional, utilizando imágenes de máquinas eléctricas y personas atormentadas. Al agregar arcilla a sus obras desde los años 1960 en adelante, le agregó dimensión a su distorsión. El trabajo de Matta agregó nuevas dimensiones a la pintura contemporánea, pese a su ruptura (por causas desconocidas) con el movimiento surrealista en 1947. Pese a que fue readmitido en 1959, su fama ganada es exclusivamente personal. Experimentó distintas formas de expresión artísticas, incluyendo producciones de videos como Système 88, la fotografía y otros medios de expresión. En 1990 recibió el Premio Nacional de Arte, en 1992 se le otorgó el Premio Príncipe de Asturias de las Artes y en 1995 obtuvo el Praemium Imperiale en la categoría de Pintura. Vivió regularmente desde la década de 1960 en la ciudad italiana de Civitavecchia, realizando viajes esporádicos a su país. Falleció el 23 de noviembre de 2002. Nota: En la elaboración de esta noticia se utilizaron datos tomados on line de Wikipedia y del periódico El Universal.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: