EXPONEN EN LA Galería Arte Ascaso, DE VENEZUELA, 70 OBRAS DE VASARELY, SCHÖFFER Y AGAM

10 11 2010

La Galería Arte Ascaso, de Caracas, abrió sus puertas a una gran exposición integrada por más de 70 obras de los grandes maestros de la plástica internacional Víctor Vasarely, Yaacov Agam y Nicolas Schöffer, las cuales ocupan dos salas de esta prestigiosa institución ubicada en la avenida Orinoco de Las Mercedes.

Expo en Galería Arte Ascaso Venezuela  Vasarely, Schöffer y Agam

Expo en Galería Arte Ascaso Venezuela Vasarely, Schöffer y Agam

Las obras pertenecen a varios coleccionistas, casas de subastas y de la propia galería venezolana que presenta esta muestra bajo el titulo de Geométricos de colección, a través de la cual el público puede disfrutar del arte cinético creado por tres de sus más importantes cultivadores: Víctor Vasarely (Hungría, 1908 – Francia, 1997), Yaacov Agam (Israel, 1928) y Nicolas Schöffer (Kalocsa, 1912 – París, 1992).
Dubraska Falcón, de El Universal, enfatizó que entrar a la Galería Arte Ascaso, es “experimentar una ilusión visual. Sublime, excitante. En ambas salas las obras bidimensionales comienzan a moverse al ritmo de cada paso. La paleta de colores asalta a la vista. La percepción encuentra dentro de esas paredes su caldo de cultivo más exquisito.
“Las paredes soportarán el arte cinético de tres de los más grandes representantes contemporáneos, cuyos códigos de lengua y técnicas movieron los sentidos del mundo: Son 70 obras originales en formato bidimensional y tridimensional, que forman la muestra Geométricos de colección -algunas de las piezas pertenecen a coleccionistas privados, a casas de subastas y otras a la galería- y se pasean entre la serigrafías, la esculturas y la pintura”, asegura Falcón.
Una mirada a través del conjunto exhibido permite al observador establecer un juego en el que se engañan los sentidos y hasta nublan la mente. Verlas, una por una, es experimentar la grandeza del arte y lo sublime de sus secretos develados poco a poco.
“A simple vista, la muestra evoca la necesidad de estar dentro de las paredes de un museo como el de Arte Contemporáneo. Sobre todo por las coincidencias, motivaciones y planteamientos estéticos y conceptuales que se ven cuando se une a creadores como Vasarely, Agam y Schöffer, con sus obra de arte”, precisa la colega de El Universal.
En su extensa y acertada valoración crítica sobre esta exposición Falcón destaca que cada uno de estos grandes artífices consiguió integrar sus conocimientos en otras disciplinas, para generar novedosos y llamativos aportes al mundo de la plástica. Por ejemplo, Vasarely integró sus estudios de medicina y Schöffer sus conocimientos en derecho.
“Al pasear la mirada por ambas sala también resaltan elementos comunes en su trabajo como las líneas, las formas geométricas; los contrastantes colores, para crear en el espectador la sensación de volumen y movimiento en sus propuestas. Hecho que conmueve a través de cada obra, a través de cada ingeniosa forma de presentar sus trabajos”, dijo la crítico de arte.
En tal sentido puntualizó que independientemente de las técnicas y los motivos que inspiren a las obras de cada uno -el trabajo de Agam está muy relacionado con los componentes culturales y espirituales de la religión judía- los aportes que realizaron a la Historia del Arte han sido fundamentales.
Según Falcón, la sala dos es compartida por Vasarely y Schöffer. Las paredes son tomadas por el padre del Op Art: Vasarely. De él hay más de cuarenta piezas que muestran la unión de las leyes de la física y de las formas geométricas. Y sobre todo muestran la sorpresa visual que genera el engaño perceptivo.
Dentro de las piezas destacan cuatro por resaltar el principal aporte del artista: crear la “unidad plástica” que converge en fondo-forma-color, y por realizar un alfabeto plástico.
Estas son: Vasarely Planetary Folklore Participations No 1 (1969), obra múltiple original de 390 piezas, en la que el creador plantea tres formas para armar; Roshental (1977), ensamblaje de diferentes elementos en porcelana serigrafiada sobre madera; Beryl (1967) madera pintada a color con positivo y negativo; y Altair (1960) obra en guache sobre cartón.
De acuerdo con su apreciación,  Dubraska Falcón expresa que las cuatro esculturas de metal y acero de Schöffer simplemente enamoran a los amantes del espacio-dinamismo, acuñado por el creador. Sus obras están dotadas de movimientos eléctricos autónomos.
“El llamado padre de la interactividad y del arte cibernético enmudece a cualquiera con la construcción de sus piezas. Las que se encuentran en la Galería Arte Ascaso son: Minisculpture (1969); La Tour (tour Lumiére de Paris) (1957); Kronos X (1974) en acero cromado, giratoria con motor; y Lux 13 e.1 (1960), en pulido de espejo y plexiglás.
“Agam se apodera por completa de la sala tres con 24 obras cambiantes. Piezas que desde la perspectiva del observador se modifica, lo que la hace una obra para ser explorada. Éstas suelen tener una pantalla y diminutas perforaciones para generar distintos enfoques. En la galería están presentes ensamblajes y serigrafías en distintos soportes, además de pequeñas esculturas que el artista suele llevar a gran escala para intervenir espacios de algunas ciudades”, subraya la colega del periódico venezolano.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: