OTRAS MEMORIAS DEL SUBDESARROLLO: MUESTRA DE DAYLENE RODRÍGUEZ EN LA FOTOTECA DE CUBA

22 07 2011

Por Jorge Rivas Rodríguez

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Otras memorias del subdesarrollo, es el título de la primea exposición en La Habana  de la joven creadora  Daylene Rodríguez Moreno (Cárdenas, 1978), la cual se inaugurará este jueves en la sala Joaquín Blez de la Fototeca de Cuba, en La Habana Vieja, con una treintena de fotos impresas en diferentes dimensiones, que permanecerán expuestas  hasta el 18 de agosto de 2011

Ganadora de varios premios en los últimos salones municipal y provincial de artes plásticas, entre ellos el Conrado Masaguer , de Cárdenas, y el Roberto Diago Querol, de la provincia de Matanzas, esta muchacha —que alterna sus deberes de madre de dos pequeñas niñas, con los de esposa, ama de casa y artista— logra sorprendentes  creaciones artísticas con su cámara digital.

Sus fotografías denotan destreza en la regulación del  diafragma  —que permite el paso de mayor o menor cantidad de luz—y el obturador —que deja pasar la luz durante más o menos tiempo—. De la correcta conjunción de ambos, ella obtiene admirables imágenes en las que mucho tiene que ver el control de la luz. Tal puede apreciarse en sus recientes obras La tentación en mármol,  Quimera y Tentación, laureadas en los certámenes antes mencionados en 2008 y 2009.

En las composiciones de ella llaman la atención  el encuadre y el preciso uso de los close-up, además de la combinación del brillo y el contraste, los cuales recorren la fotografía desde los tonos oscuros a los claros, para enfatizar que la valoración artística de un cuerpo desnudo puede estar establecida por la astucia y creatividad del fotógrafo; efectivo modo —desde el intelecto— de  enfrentar los convencionalismos o prejuicios públicos que laceran la justa valoración de este arte.

Algunos críticos aseguran que la fotografía artística digital está en desventaja con las realizadas mediante las cámaras analógicas. Daylene ha demostrado que con ambas se pueden lograr excelentes imágenes, ya que el obturador tiene en las dos máquinas el mismo empleo, aunque su funcionamiento sea diferente: en las analógicas una cortina se abre o se cierra para deja pasar la luz, y ésta impresiona la película; y en las digitales, la exposición se regula de forma electrónica.

En la cámara analógica existe una correspondencia entre el acto de oprimir el botón y la realización de la fotografía; pero con una cámara digital no es posible  apreciar el momento exacto en que se realiza la fotografía. Cuando se activa el botón de disparo comienza un proceso en el cual se moviliza el sensor, se analiza la información y la imagen se archiva en el sistema del soporte. Daylene controla esa particularidad.  Tal sucede en series como Desesperanza y Ángeles de la calle (perros vagabundos) en las que capta la expresión del sujeto en un instante preciso. Para ello, muchas veces debe anticipar o imaginar un movimiento o una posición y disparar, justo a tiempo, el obturador.

Por supuesto, en esta labor creadora también influyen, en favor del lenguaje fotográfico y de su intencionalidad artística, las novedosas técnicas que ofrece la informática, muy diferentes a los trabajos en el laboratorio que exigen las películas de las cámaras analógicas. El conocimiento y destreza en la utilización de los variados programas de edición digital le posibilitan a esta artista lograr efectos que enriquecen la expresiva del lenguaje de sus imágenes.

Algunos expertos aseguran  que la fotografía digital está mal denominada. “No es fotografía sino pictografía o pixelgrafía”, dice el maestro español del lente Rafael Navarro, quien reconoce además que “en la fotografía digital el proceso es el mismo solo que en vez de un negativo hay un sensor que genera 47 millones de pixeles (1)”.

Sin extraviarse en divagaciones sobre presumibles nomenclaturas        —asunto que correspondería a otros— Daylene avanza en su continúa conquista de éxitos, inmersa en la experimentación de la fotografía artística digital, cuyas principales fuentes de inspiración encuentra en su entorno rural y en la vetusta ciudad de Cárdenas.

Audaz y sobre todo atrevida, es la obra de esta muchacha de formación básicamente autodidacta —recibió curso de técnicas fotográficas impartido por la UNEAC—. Sus imágenes, en tanto producen placer espiritual,  dejan testimonio de la realidad, de instantes que ella perpetúa no sólo con el fin de provocar emoción en el espectador, sino de instarlo a poner en movimiento su pensamiento e inquietes individuales.

Esta vez, con Otras memorias del subdesarrollo, Otras memorias del subdesarrollo, Daylene se somete a una valoración másd enjundiosa por parte del vpúblico y de la crítica especializada en la capital, muestra que seguramente también ganará palmas.

(1)   Píxel es un término que deriva de la contracción de picture y element, imagen y elemento en inglés. Son las unidades mínimas que forman una imagen informática. La reproducción de una fotografía se basa en la percepción de infinidad de partículas que reproducen intensidades de luz o describen intensidades tonales.  Los píxeles de la fotografía digital son similares a los granos de cloruro de plata de la fotografía tradicional o los puntos de tinta de la imagen impresa.

 

Esta artista ha participado en una veintena de exposiciones colectivas y salones, tiene a su haber cuatro exposiciones personales y ha sido acreedora de quince premios en reconocimiento a la calidad de su obra en diferentes certámenes nacionales.

 

 

 

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: