“Son cosas sobre las que hay que hablar, y no sólo en Estados Unidos…”

28 08 2011

Dijo el reconocido coleccionista y curador de arte Jesús Fernández Torna, luego de corroborar el excelente trabajo de conservación, y la belleza y calidad museográfica que distingue al Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana

Jesús Fernández Torna

Jesús Fernández Torna

Por Jorge Rivas Rodríguez. Fotos del autor

“Estoy realmente sorprendido por el excelente trabajo de conservación, y por la belleza y calidad museográfica que distingue al Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) de La Habana; así como por la labor curatorial de esta institución; gracias a un equipo liderado por la experta directora de esa institución, Moraima Clavijo Colón, quien acomete una extraordinaria labor para recuperar y resguardar los fondos patrimoniales de la nación, herencia de todos los cubanos, tanto de los que viven dentro como de los que estamos en la diáspora y amamos esta Isla y su arte”. Tal aseveración fue hecha a Trabajadores por el joven coleccionista y curador de arte cubano Jesús Fernández Torna, radicado en la Florida, autor del libro-catálogo Mario Carreño, 1913 – 1999. Obras Selectas 1936 –1957, quien viajó a La Habana para ultimar detalles de la presentación aquí de ese volumen. Se refirió a la labor de los curadores y entendidos en arte cubano de la vanguardia que se desempeñan en el MNBA, quienes “mantienen una constante vigilia sobre las joyas que allí atesoran. Dialogamos con algunos de ellos, reconocidos internacionalmente, como Roberto Cobas Amate, gran autoridad en este tema, así como con Elsa Vega y Hortensia Montero, dos mujeres con las que también hay que contar. Me impresionaron los sólidos conocimientos de estos especialistas y su familiarización con los grandes pintores cubanos, como Lam, Gattorno, Abela, Portocarrero, Amelia y, por supuesto, Carreño, por solo mencionarte algunos”. Fernandez Torna agregó que las virtudes del MNBA sobresalen tanto en el emblemático edificio de Arte Cubano, como en el de Arte Universal; son exigencias de un estilo de trabajo muy serio, que lo sitúa entre los más grandes museos del mundo, como su homólogo de Canadá o el de Arte Moderno (MOMA) de Estados Unidos, por solo mencionarte dos con los que recurrentemente trabajamos”. “En pocos lugares, tras un proceso de remodelación capital como al que fue sometida esta institución hace ya varios años, se han tenido en cuenta los más mínimos detalles relacionados con la conservación de las obras de arte. Hay que visitarlo para percatarse de la extraordinaria relación que aquí existe entre arquitectura, diseño, curatoría y conservación del arte”, precisó. El también presidente de la Fundación Torna & Prado Fine Art Collection dijo que sintió particular emoción cuando disfrutó, “frente a frente” de la obra de Mario Carreño titulada El Nacimiento de las Naciones Americanas (Nueva York, 1940). “Este cuadro aparece desplegado en la cubierta de mi libro, gracias a la colaboración del MNBA, y en particular a su directora, Clavijo Colón, quien gentilmente accedió, junto con otras piezas pertenecientes a la colección del museo, a reproducirlo en este catálogo próximo a presentarse en varios lugares del orbe, entre ellos La Habana. “Frente al grandioso cuadro del genial pintor, en mi criterio su obra cumbre, sentí un estremecimiento total, sobre todo porque pude constatar cómo esta pieza se conserva aquí prácticamente intacta, tal como salió del caballete de Carreño hace más de 60 años”, dijo. Durante su viaje a La Habana, Fernández Torna fue igualmente recibido por el presidente del Consejo Nacional de las Artes Plásticas, Rubén del Valle Lantarón, a quien felicitó por el interés que pudo apreciar entre los trabajadores del sector por defender y preservar el arte cubano de diferentes períodos, desde la época de la colonia hasta los contemporáneos, entre ellos los jóvenes. En su encuentro con la Editorial Arte Cubano, que dirige Isabel Pérez, el visitante recibió varios ejemplares de la revista homónima, para la cual fue invitado a colaborar. “No solo sobresale —dijo—por la calidad de su impresión y diseño, sino además por sus magníficas críticas y reseñas sobre las artes plásticas en Cuba. Esta revista está a la altura de las principales publicaciones de arte en todo el mundo”. “Son cosas sobre las que hay que hablar, y no solo en Estados Unidos, sino en muchas otras partes del mundo, en las que se desconoce tan serio trabajo con el arte, sus creadores contemporáneos y su patrimonio. Exhorto a los curadores, especialistas, museógrafos y directivos de los más célebres museos del mundo, a viajar aquí y corroborar la seriedad con que se conserva y se cuida el patrimonio artístico de una nación”, dijo el reconocido estudioso del arte cubano.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: